Facebook cambia su nombre por Meta

Facebook parece ya no ser tan poderoso

Tras las polémicas por ser acusado de expandir la desinformación, se ha rebautizado; desde la compañía declaran que se trata de una apuesta para cruzar la próxima frontera digital, llamada «metaverso».

 

Recuperado de New York Times:  https://www.nytimes.com/    https://www.nytimes.com/es/

El jueves, el gigante de las redes sociales dio un paso hacia una revisión, restando importancia al nombre de Facebook y renombrándose a sí mismo como Meta. El cambio incluye un nuevo logo diseñado como un símbolo en forma de infinito, ligeramente torcido, casi como un pretzel. Facebook, Instagram y otras aplicaciones permanecerán, pero bajo el paraguas de Meta.

 

La apuesta muestra cómo Zuckerberg planea reenfocar su compañía en Silicon Valley, en lo que él ve como la siguiente frontera digital; que se trata de la unificación de diversos mundos digitales en algo denominado metaverso. La estrategia de cambiar de nombre también ha sido interpretada como un forma de limpiar a la empresa de las controversias que tuvo que enfrentar en el plano político y las acusaciones por el tratamiento de la privacidad, los datos y la desinformación.

 

Zuckerberg se ha comprometido a construir el metaverso, un universo compuesto que fusiona mundos en línea, virtuales y aumentados, que pueden ser atravesados sin problemas por las personas. La idea es que el metaverso puede ser la próxima gran plataforma social y que varias empresas de tecnología la construirán durante los próximos 10 años o más.

 

Nota completa New York Times: https://www.nytimes.com/2021/10/28/technology/facebook-rebrand-meta.html

Para muchos, en realidad, Facebook está en problemas. No son problemas financieros ni legales, ni siquiera problemas porque hay senadores que le gritan a Mark Zuckerberg. Se trata de un tipo de declive lento y constante que cualquiera que haya visto una empresa moribunda de cerca puede reconocer. Es una nube de temor existencial que se cierne sobre una organización cuyos mejores días han quedado atrás, lo que influye en todas las prioridades de gestión y en las decisiones de producto y lleva a intentos cada vez más desesperados de encontrar una salida. Ese tipo de declive no es necesariamente visible desde el exterior, pero los que están dentro ven cada día un centenar de pequeñas e inquietantes señales de ello: trucos para crecer poco amigables con los usuarios, giros frenéticos, la paranoia de los ejecutivos, el desgaste gradual de colegas con talento.

 

Una buena manera de pensar en los problemas de Facebook es que estos son de dos tipos. Están los problemas causados por tener demasiados usuarios y los problemas causados por tener muy pocos de los usuarios que quiere: jóvenes estadounidenses creadores de cultura, que marcan tendencias y los anunciantes persiguen.

 

The Facebook Files contiene ejemplos de ambos tipos de problemas. Una de las entregas, por ejemplo, se centra en los intentos fallidos de la empresa por detener la actividad delictiva y los abusos a los derechos humanos en el mundo en desarrollo, un problema exacerbado por la costumbre de Facebook de expandirse a países en los que tiene pocos empleados y poca experiencia local.

 

Ese tipo de problema puede solucionarse, o al menos mejorarse, con suficientes recursos y atención. El segundo tipo de problema —cuando los formadores de opinión abandonan sus plataformas de manera masiva— es el que te mata. Y parece ser el que más preocupa a los ejecutivos de Facebook.

 

Nota completa de Kevin Roose para New york Times: https://www.nytimes.com/es/2021/10/05/espanol/facebook-files.html

Facebook
Twitter
WhatsApp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *